lunes, 29 de diciembre de 2008


Veo lo efímero hasta en el mantel sucio, será alguna puta nostalgia de fin de año, patética y mediocre.

Todavía en un lugar que no existe (todavía). Quiero sentir, y no llegó.

Es? es nada lo que nos hace reír.

Suena por todos lados. Suena presente, todos dicen que todos están despiertos.

Abrí los ojos para asegurarme de no quedarme sola en la antigüedad de los gestos.


Mientras tanto me ocupo de mojar mi paladar con tu aliento a pastilla de limón. Ahogándonos con la luz amarilla, desde la ventana hasta la cama.

Cuento hasta tres, nos miro saltar juntos y me doy asco.


Algunas frutas cítricas, un baño sin vida que rebalsa, mucha ropa sucia, una mentira verde y roja. La vela blanca gigante, se prende otra vez a las doce, preguntan donde estoy ¿no me ven? Estoy acá con la copa arriba.


Secuestro tu sabor en mi piel, como el beso de la piel, como la piel de miel. Como el tiempo es infinito, me mintieron un día, y lo que necesito lo estoy haciendo, a veces sin pensar, respiro, paro, sigo, escribo.


Nada ¿tiene mas fuerza si lo repito? nada.

No se espera, el paréntesis esta acá. En frente al arroyo: la luna.

En este día y nunca más.


Que hipócrita manera de hacerme reír.


clara

3 comentarios:

Rafael dijo...

Clara..Sublime. Cuando nos juntamos a reir juntos=? jaja..
Muy bueno.
Mucha Fonía-

rl dijo...

sin palabras

erreele dijo...

estoy muerto
porque nada es todo el tiempo