martes, 26 de octubre de 2010

Me gusta ver como la gente sonríe al vernos jugar en el semaforo, pero sabes que.. Hoy no se si sonrieron, estaba perdido en tu sonrisa, que me alumbra entre tanto polvillo de obra en construcción, que no se sabe si la estan constuyendo o si ya la demolieron, son las ruinas del futuro, me persiguen hasta el vacío, y caigo perdidamente en él.

lunes, 30 de agosto de 2010

Compañero en sus sueños


Cada vez me cuesta mas dormir y disfrutar de un buen sueño.

Por el contrario ella duerme aparentando tranquilidad, mientras sueña y persigue fantasmas y monstruos en los lugares mas oscuros y recónditos de la habitación.

Siento verdadera envidia de todas esas aventuras que yo no disfrutare, pero me consuelo pensando que talvez sea un personaje mas en una de sus clásicas huidas o solo el hombre que la acompaña acostado a su lado, cuidando y protegiendo que nadie la despierte, que nadie le haga daño.


por Mac.


martes, 1 de junio de 2010

el genio

es un hombre que a veces olvida
quién es.
a veces cree que es
el Papa.

otras veces cree que es
un conejo perseguido
y se esconde bajo la
cama.

después
de pronto
recupera una claridad
total
y empieza a crear
obras de
arte.

después está muy bien
durante una
temporada.

después, digamos que
está sentado con su
mujer
y 3 o 4 personas
más
hablando de diferentes
asuntos.

está encantador,
brillante,
original.

después hace
algo
extraño.
como una vez
en que se levantó
se bajó la cremallera
y empezó
a mear
en
la alfombra.

en otra ocasión
se comió
una servilleta
de papel.

y hubo una
vez
en que se subió en el
coche
y fue conduciendo
marcha atrás
todo el camino hasta
la tienda de comestibles
y volvió de nuevo
marcha atrás
los demás conductores
le
gritaban
pero él
lo logró
fue y
volvió
sin
incidentes
y sin que
le detuviera
ningún coche
patrulla.

pero es tan estupendo
como el
Papa
y su latín
es muy
bueno.

sus obras de
arte
no son
excepcionales
pero le permiten
ir tirando
y vive con
una serie de
esposas
de 19 años de edad
que le cortan el pelo
las uñas
le sientan
le ponen el babero y
le dan de comer.

agota
a todo el mundo
pero él
no se cansa nunca.

Ch Bukowski.

miércoles, 12 de mayo de 2010

MANIFIESTO DEL ARTE BERRETA.
Sus 13 anatemas.


- El arte berreta es ante todo vulgar, y a pesar de ello se pretende profundamente impopular fracasando en su cometido.

- El arte berreta no admite sustancia ni espíritu y solo lo guía el afán de no ser en la materia.

- El arte berreta por ello es contradictorio pero se funda en la premisa de serlo para su concreción (no deseada).

- El arte berreta es profundamente anti conservador y estrictamente no moderno; solo contemporáneo.

- El arte berreta redunda en su imprecisión técnica y su falta de erudición.

- El arte berreta, aún cuando se intuye revolucionario, fracasa por su falta de ingenio, creatividad y teoría.

- El arte berreta, es arte no siéndolo.

- El arte berreta no es sublime (Perogrullo).

- El arte berreta se fundamenta en la premisa que el plagio solo puede darle existencia.

- El arte berreta parecería profundamente inmoral, sin embargo su honradez lo hace altamente ético, aunque miserable en su esencia.

- El arte berreta es vulnerable, vacilante y por ello versátil.

- El arte berreta es atemporal, precede y procede a este manifiesto.

- El arte berreta puede no serlo en sí, pero si para sí.

Marcelo Bertora.
Mar del Plata.
09 de Mayo de 2010.

lunes, 10 de mayo de 2010

creo que equivocamos el camino.

creímos que el modelo de la exposición era ejemplo,

cuando lo único que generó fue el vaciamiento

de los fundamentos.

de a poco nos convertimos en animales efectistas de instantes,

y nos olvidamos de la lucha por el todo.

nos conformamos con la medida mínima de alcance

y este es el después que nunca es nada.

hay que revertir la composición

y lograr tomar las partes por el todo,

hay que ser hoy, ser hoy, ahora entonces,

y no tanto ya que ahora pasa-

y entonces, te vas y el enojo llega.

y entonces estas bajo un foco pensando que dios es amor y que es la tierra.

y no es tan así, claro que no.

no es tan así, ese instante no puede ser el todo,

pero eso no quita que lo componga.

hay que construir un proyecto sólido, hay que construir.

hay que ir construyendo y generando para que nada caiga en un par de instantes,

hay que ir. y volver y ver,

como el sol, calentá el mundo construido,

hay que ir y volver y ver como el sol calienta los instantes que vivimos,

y que hoy y que ayer y que mañana seguirá siendo

domingo, 9 de mayo de 2010


"El último filósofo solitario que, escondiendo sus pensamientos, sobreviviera en un régimen totalitario mundial sería filósofo en tanto siguiese dialogando, ideal y efectivamente, con la línea de filósofos que empieza en Grecia. O, más generalmente, en tanto se situase en este espacio público y común de búsqueda de la verdad, de confrontación, control recíproco y examen de las opiniones, que fue abierto –más exactamente creado– por primera vez y para siempre por el pueblo de las ciudades griegas. En efecto, lo que está en juego en este espacio no es solamente lo que hay que hacer aquí y ahora, sino lo que debe ser la ley de ahora en más. Esta actividad política, esta autoinstitución de la ciudad, es al mismo tiempo pensamiento. No solamente pensamiento de los filósofos y por los filósofos; pensamiento del pueblo y por el pueblo."

sábado, 1 de mayo de 2010





"Quiero una banda grande, no estoy hablando de tres arpas y catorce violines. Quiero una banda grande de músicos competentes que yo pueda dirigir, y para la cual pueda componer. Y con la música que hagamos, vamos a pintar imágenes de la Tierra y el espacio, para que los oyentes se sientan transportados a otra parte."

martin esteves - Es Ahora (videoclip) 2010 from martin esteves on Vimeo.

hay algo muy raro en todo esto, y puede que sea solo esto, todo esto, eso puede que sea lo raro, pero aún no lo descifro del todo. esto que aquí se presenta es lo cotidiano y absoluto que a cada momento acontece y que con cada segundo envejece. es mi historia la que escribe, que cuando la leo mi cerebro la recibe, aunque no estoy tan seguro de ser el motor de lo escrito, más sí un poco porqué no, el que lo descifra. entonces quien soy yo, vo-s(z) lector, o yo escritor, creo que todo es parte de lo mismo. y si te digo que estas parado frente a la casa de tu infancia, que bien puede ser esa en la que aprendiste casi todo lo necesario de la descifración occidental, también estas, estoy, aquí, y si voy caminando por esa calle en la noche que me conduce al bar de siempre, puede que otra vez coincidamos. aunque también si te digo, imagino un monte tupido en el medio del campo por donde caminan desnudos una tribu de niños, también, porque ahí, y aquí, es lo mismo. pero no era de esto de lo que ibamos a hablar hoy, no. el tema en cuestión es que veo venir, y este soy yo: el tipiante, una horda de murciélagos rojos ante el monitor que nublan la vista y así, sentido desierto, el camino se hace todo, y ahí, estimado lector es dónde empieza esta historia. una bandada de murcielagos rojos oscurecen esta vista para decirte que las palabras nublan la invención de la mente, y solo entrenan, entrenan solas en esto de la simbolización, paso segundo o tercero para llegar a lo imaginario o real, paso tercero, porque primero lo cierto, el exabrupto, lo concreto indefinible, luego, el vestigio que conforma y después, solo después, lo que lo nombra. entonces, otra vez, en la dialéctica errante de un conocimiento disonante fallamos en la aprehensión de lo real. y otra vez, y sin detenernos, porque muchos otras veces más nos siguen, nos damos cuenta de lo efímero de la sorpresa y de que nada es tan trascendental. es cierto nada es tan trascendental como el desamparo de que esta todo mediado y de que esa aprehensión por lo real nunca en manera fortuna se va a alcanzar. y yo me pregunto, te pregunto, o te obligo a enunciar mi pregunta desde lo visual: ¿cuál es el maligno sentido de toda esta mediocridad?

martes, 27 de abril de 2010

Love is
here, here to stay
love is here
here to stay

love is here, here
to stay, love
is here, here to
stay
[Lou Reed x macabea]
Si en vuestro jardín las flores crecen tan abundantes, ¿por qué su perfume no es también un goce para mí? ¡Si estáis llenos de divinidad, podriáis darme algo de ella con que apagar mi sed! Hay fiestas para todo el mundo, hasta para los más pobres. Pero entre vosotros no hay fiesta sino para la Muerte.
Vuestros amos se llaman la necesidad, la angustia y la noche. Ellos son lo que os distinguen, y los que, golpeándoos, os empujan los unos hacia los otros. El hambre es lo que llamáis amor, y allí donde ya no discernís nada colocáis vuestros dioses. ¿Dioses y amor?
¡Qué razón tienen los poetas! Nada hay tan pequeño y tan insignificante que no pueda entusiasmar.
Ahí tienes cuál era el onjeto de mis pensamientos. Pero cómo todas esas cosas se presentaron a mi espíritu, es lo que no alcanzo a comprender.

Hiperión, Hölderlin

domingo, 25 de abril de 2010

LA CUCARACHA

Una vez había un hombre que vivía solo. Era periodista. Trabajaba en un diario desde las seis de la mañana hasta la medianoche. Cuando terminaba de trabajar salía del diario; caminaba unas cuadras; comía en un restaurante y después iba a un bar a tomar cerveza. Al amanecer regresaba a su casa. En su casa –era un pequeño departamento– no tenía un solo mueble; ni cama tenía, ni una silla en que sentarse. Había unos clavos en la pared en donde colgaba el saco, el pantalón y la camisa. Dormía en el suelo. En invierno o cuando hacía frío se envolvía en una frazada.

Le gustaba tomar cerveza. Todo el día tomaba cerveza: a la mañana, a la tarde, a la noche. Siempre llegaba a su casa con dos o tres botellas de cerveza.

Una madrugada, cuando se acostó en el suelo para dormir, vio a una cucaracha que salía de un agujero del zócalo. La vio caminar, detenerse y acostarse cerca de su cabeza.

Esto pasó varias veces. Una vez, cuando la cucaracha salía del agujero del zócalo, tomó la tapa de una botella de cerveza y la puso a su lado, y allí se acostó la cucaracha.

Al día siguiente el hombre llegó más temprano a su casa. Traía un poco de algodón: lo desmenuzó y le hizo una cama en la tapa de la botella de cerveza para que durmiera la cucaracha.

El hombre se acostó como siempre en el suelo. Vio salir a la cucaracha del agujero del zócalo: caminar y subir para acostarse en la cama que le había hecho en la tapa de la botella de cerveza.

Al otro día el hombre fue a trabajar. Estaba muy contento. Salió del diario. Iba silbando por la calle. Llegó al restaurante, comió, y después fue al bar a tomar cerveza. Se encontró con un amigo y le dijo:

–Ya no estoy solo. Cuando me acuesto, una cucaracha sale de un agujero del zócalo y viene a dormir a mi lado.

El amigo se rió.

–¿Cómo sabés que es la misma cucaracha? –le preguntó–. Tu casa debe estar llena de cucarachas.

–No, la conozco. Es la misma –respondió el hombre.

–¿Serías capaz de hacer una prueba?

–Sí. ¿Qué hago?

–Le arrancás una pata a la cucaracha. La dejás renga. Y si al día siguiente ves a una cucaracha renga que viene a dormir a tu lado, es entonces la misma cucaracha.

El hombre llegó a su casa. Se desvistió. Colgó en los clavos el saco, el pantalón y la camisa. Se acostó. La cucaracha salió del agujero del zócalo. Caminó y cuando iba a subir a la cama para acostarse, el hombre tomó a la cucaracha con el pulgar y el índice de la mano izquierda, y con el pulgar y el índice de la mano derecha, le quebró una pata y se la arrancó. Tiró la pata y puso a la cucaracha en su cama.

La cucaracha durmió: pero el hombre no pudo dormir. Vio el sol, la mañana. Él, tendido en el suelo, y la cucaracha a su lado dormida. Después la vio despertar, caminar renga y meterse en el agujero del zócalo.

El hombre se levantó, se vistió y salió. Ese día tomó mucha cerveza. Llegó al diario a las seis y media. Trabajó hasta después de medianoche. Fue al restaurante; comió. Fue al bar. Llegó a su casa. Se acostó. Vio salir a una cucaracha renga del agujero del zócalo. La vio llegar, subir y acostarse en la cama de algodón que él le había hecho en la tapa de una botella de cerveza.

Es la misma –se dijo el hombre–. Yo sabía que no estaba solo.

Pero no pudo dormir. Vio el sol, la mañana. Vio cuando se despertó la cucaracha. La vio caminar renga y meterse en el agujero del zócalo.

A la madrugada siguiente volvió la cucaracha. Llegó caminando lentamente y se acostó al lado del hombre.

El hombre no podía dormir. Miraba dormir a la cucaracha. Estaba desnudo, sentado en el suelo, tomando cerveza. Tomó una botella, dos, tres botellas de cerveza. Sintió el sol en los ojos, la mañana.

La cucaracha se despertó. Bajó de la cama. Caminaba arrastrándose y se metió en el agujero del zócalo.

Y no volvió nunca más.


Javier Villafañe

viernes, 23 de abril de 2010

Señal de tránsito

Reuní un congreso de hormigas putas para que masticaran las hojas de tu recuerdo. Te borré de las paredes, del techo, del aire. Dediqué días y noches a borrarte. Lijé maderas, sombras y sábanas. Borré tu culo de las sillas. Hice un trabajo de borradería tan bueno que, si algún día volvés, cuando trates de hablar, verás que tenés borradas la lengua y las palabras.


x:js

lunes, 15 de marzo de 2010

domingo, 21 de febrero de 2010

Ven a mí
con tu dulce luz
alma de diamante
y aunque el sol
se nuble después
sos alma de diamante
cielo o piel
silencio o verdad
sos alma de diamante
por eso ven así con la humanidad
alma de diamante
Aunque tu corazón recircule
siga de paso o venga
pretenda volar con las manos
sueñe despierto o duerma...
...o beba el elixir
de la eternidad
sos alma de diamante, alma de diamante
bien aquí o en el más allá
sos alma de diamante
y aunque este mismo sol se nuble después
sos alma de diamante
alma de diamante





Lucía tan fácil,

Era marcar y encontrarte allí,

Tan fácil,

Era amarte.

Lucías tan frágil,

Cuando sabías que iba a partir,

Tan frágil,

Solías dejarme.

No puedo evitar,

Cuando el día se va,

En ti pensar,

Cuando el día se va,

En ti pensar,

Cuando el día se va…

No puedo evitar,

Cuando el día se va,

En ti pensar,

Cuando el día se va,

En ti pensar,

Cuando el día se va…

martes, 16 de febrero de 2010



nostalgia: del griego νόστος (nostos) : la vuelta y άλγος (algos) : dolor
ph: macabea

lunes, 8 de febrero de 2010

Acercarte

Las estrellas cuentan historias, nuestra revista las escribe...

Marichiweu!!! vivencias en la naturaleza te invita a leer el blog y sumarte con dibujos, textos, alguna fotinia o algún tentempié...

Mucha paz.:
Desde La Plata:

www.marichiweurevista.blogspot.com

viernes, 5 de febrero de 2010

Cóndor andino (Vultur gryphus)


El vapor que salía de la olla anunciaba la hora de comer. Nicolás irrumpió en la cocina, después de una mañana pastoreando en nuestra patagonia extra-andina. En la mano traía un huevo blanco, -mamá me encontré un huevo. -La pava ayer empezó a empollar, al lado del establo, acomodalo entre los suyos, -dijo la madre, sin despegar los ojos del estofado. –Pero, los pavos no ponen los huevos allá arriba, y mirá este parece más grande. –Ponelo bajo la pava, lavate las manos y vení a almorzar –replicó la mamá de Nicolás. Este hizo caso y se dedicó a comer para reponer energías y así enfrentar la ardua tarea que le restaba realizar en la tarde.
Al tiempo, los pavitos y su extraño hermano se juntaron con los otros pavos de la chacra. A los cinco años a nuestro amigo le apareció un coqueto collar blanco, que fue motivo de burla de parte de los otros pavos, que al verlo diferente no perdían oportunidad de ridiculizarlo. Un día de otoño en la granjita sureña soplaba un fuerte viento, mientras los pavos trataban de soportar el polvo que volaba y se les metía en los ojos, él abrió sus imponentes alas, sacudió sus plumas y el aire que bajaba de los andes lo elevó, como a diez metros. Cerro fuertemente los ojos y mantuvo sus alas extendidas, durante un rato estuvo suspendido, los pavos que lo veían desde abajo le gritaban –bidruidrubidru, bájate de ahí. El viento amainó y llevó a este de nuevo con los pavos. La pavada estaba furiosa porque ellos no podían realizar esa osada pirueta. Esa noche los pavos le propinaron una terrible paliza. Nuestro amigo nunca más se animó a desplegar las alas, las mantenía lo más pegadas al cuerpo que podía. A los nueve años sus plumas eran de un negro brillante, que le confería a este un aspecto imponente. Buscando granos con su torpe pico, sin levantar la vista vio como a los rayos del sol de una apacible tarde de primavera, los interrumpía una silueta de unos tres metros de envergadura. Esta sombra hizo que los pavos corrieran a esconderse en el establo o bajo los árboles. Nuestro amigo lentamente levantó la cabeza y vio a la espectacular ave, que completaba el majestuoso paisaje de montañas con picos nevados, cielo quebradizo y el sol ocultándose detrás de las inalcanzables cumbres. –Y vos quién sos –preguntó-, -soy un cóndor, igual que vos. Atónito se quedo admirándolo desde el piso. El cóndor suspendido prosiguió –nacimos para tragarnos la inmensidad, para observar todo desde las alturas, para bebernos toda la libertad, terminó de decir esto y su impactante figura se marchó surcando el cielo hasta la cima de las montañas. Nuestro cóndor estaba muy contento –mañana al amanecer despliego mis alas y a ¡¡volar!!. Los pavos desde el establo y debajo de la copa de los árboles habían escuchado toda la conversación, rabiosos por la envidia esa noche le propinaron al cóndor una feroz paliza. Cuando, al amanecer comenzó a clarear, en el suelo de la chacra se dejaba ver el cuerpo sin vida de nuestro cóndor.



Moraleja:
- Nunca escuches a los pavos de al lado.
- Nunca dejes el volar para mañana.

x: martín
foto: mauricio cadillo

martes, 19 de enero de 2010

Cielito




"¡Qué difícil es vivir libremente! Hay que estar cuidando la libertad día y noche. Pero por difícil que resultase, Cielito no estaba dispuesto a vivir de otro modo."



Ya tengo más de treinta años, por eso algunos me dicen: “José, comportate como un adulto”.
Yo les respondo: “Voy a intentarlo”.
Pero por dentro pienso: “Ni lo sueñen”.
Para ustedes, que no me dicen tonterías como esa, escribí Cielito, el personaje que más quiero y que más se parece a mí.
Yo no soy un pollo, pero por muy poco.
A mi me gustan las aventuras, viajar gratis por todo el mundo y desafiar el peligro. Y si me obligaran a vivir encerrado, me escaparía todos los días, igual que Cielito.
Cuando les hago caso a los demás, y me comporto como un adulto, escribo shows, obras de teatro, libros con muchas páginas, programas de radio y televisión.
Ahora debo despedirme, tengo que ir al gallinero, quiero decir, a un sitio donde exigen que me comporte como un adulto. “Ni lo sueñen”. Hasta muy pronto.



J.S.
1986.


bajate "Cielito" de José Sbarra desde acá

mil uno


Cuanto más límpidas te parezcan
Las aguas del lago
Y aun cuando creas
Rebosar de plenitud
Igual recuérdame
Yo soy tu proveedora de droga

Cuando contemples
Con mirada ascendente y pura
El triunfo de los pájaros
Y la derrota de las olas
Igual recuérdame
Yo soy tu proveedora de droga

Cuando vayas al encuentro
De la amada o el amado
Sintiéndote seguro
Del esplendor de sus pupilas
Igual recuérdame
Yo soy tu proveedora de droga

Y no me abandones
Prematuramente
No te comportes
Como un ingrato
Recuérdame siempre
Yo soy tu proveedora de droga


txt: OL
ph: M
05 Tiempo de Ayer by Colgados

martes, 12 de enero de 2010

M!arichiweu

ph: cacho.

al otro lado del río, erizada por el frío está la piel del niño que jugado en la calle espera una mirada.

Producción gral: Armando Esteban Quito.

viernes, 1 de enero de 2010