miércoles, 4 de marzo de 2009

[...] Había un payaso adolescente y yo le dije que en mis poemas la muerte era mi amante y mi amante era la muerte y él dijo: tus poemas dicen la justa verdad. Yo tenía dieciséis años y no tenía otro remedio que buscar el amor absoluto. Y fue en la taberna del puerto que cantó la canción. Escribo con los ojos cerrados, escribo con los ojos abiertos: que se desmorone el muro, que se vuelva río el muro [...]

A. Pizarnik
ph: macabea

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Brillante elección, entre el brillo especial de Alejandra Pizarnik.
¡¡cuántos, cuántos son los adolescentes que "payasean" entre la vida y la muerte hoy...

Maraly dijo...

No me toma el password
Maraly ( blogger)