miércoles, 20 de febrero de 2008

Sobre furia, insectos y presiones.

Eran las cinco y el idiota no podía dormir.
Eran las cinco y media y el idiota aun no dormía.

“Pues he dormido toda la tarde”…Susurré.


5 comentarios:

Miércoles! dijo...

contraPinnacko:

Una obra vive....

...Y nada más.

Anónimo dijo...

DOS FORMAS DEL INSOMNIO

¿Qué es el insomnio?
La pregunta es retórica: sé demasiado bien la respuesta.
Es temer y contar en la alta noche las duras campanadas fatales, en ensayar con magia inútil una respiración regular, es la carga de un cuerpo que bruscamente cambia de lado, es apretar los párpados, es un estado parecido a la fiebre y que ciertamente no es la vigilia, es pronunciar fragmentos de párrafos leídos hace ya muchos años, es saberse culpable de velar cuando los otros duermen, es querer hundirse en el sueño y no poder hundirse en el sueño, es el horror de ser y de seguir siendo, es el alba dudosa.
¿Qué es la longevidad?
Es el horror de ser en un cuerpo humano cuyas facultades declinan, es un insomnio que se mide por décadas y no con agujas de acero, es el peso de mares y de pirámides, de antiguas bibliotecas y dinastías, de las auroras que vio Adán, es no ignorar que estoy condenado a mi carne, a mi detestada voz, a mi nombre, a una rutina de recuerdos, al castellano, que no sé manejar, a la nostalgia del latín, que no sé, a querer hundirme en la muerte y no poder hundirme en la muerte, a ser y seguir siendo.
Jorge Luis Borges.

[ NO NOS OLVIDEMOS DE LOS GRANDES ]

Anónimo dijo...

para estar pila pila...

Miércoles! dijo...

jajaja!
Para estar pila pila!
D!

lu dijo...

llenen sus vocas con él.