lunes, 1 de agosto de 2011

Informe sobre


Informe sobre Moscú (Septiembre 1996) no es el último libro que escribió Sbarra, (1950 - Agosto 1996) al contrario fue iniciado en el medio de su bibliografía (antes: Obsesión de vivir, Aleana, Cielito, Andy, el paseador de perros, Marc, la sucia rata y No enciendas la luz, quedarían para después ¿Miedo, yo?, Plástico Cruel, El beso del vampiro y Socorro, nadie me quiere) como diario de un viaje a Rusia (ex-URSS) de la mano de la realización audiovisual de Marc. Esta novela autobiográfica, posiblemente retocada en sus últimos días, da cuenta de esa aventura contada con su sello inigualable, en donde la descripción sagaz de situación, la experimentación con sustancias y el amor en contradicción con el sexo sustenta un relato divertido y aterrador, en donde José se nos muestra sintiendo como si fuese (lo era) su perfecto personaje. Ni Marc, ni Axel, ni Aleana, la lectura de esta novela nos acerca aún más a José Sbarra, asumiendo esas palabras que antes ponía en otros como recurso para alumbrar la oscura soledad del alma humana que late ante la minima distancia de su objeto del deseo revelándose en sujeto. Triste, oscuro y tierno, José Sbarra una vez más nos deja pensando que la libertad no sólo la hace el contexto.

Bajar libro

José Sbarra en Facebook

3 comentarios:

Juan Desorden dijo...

Mil Gracias! Leí todas las novelas de José con las que me cruce, pero desconocía la existencia de esta.

Miércoles! dijo...

ey!, por nada, la idea es que circulen y se lean. esta fue editada con Sbarra ya muerto (suena feo, de póstuma edición, mejor) con el apoyo de la facultad de pscicologia de buenos aires, donde se hicieron los últimos circos con josé, que incluso continuaron un tiempo más. saludos

Gabriela Kondra dijo...

Esta novela se distribuyó a los que asistimos a su homenaje póstumo en el Teatro El Vitral, donde amigos y familiares nos despedimos de el entre recuerdos, risas, lágrimas y sonrisas intercaladas.
José es mi padrino de bautismo, un ser especial, sensible, unico, maravilloso y extremo. Siempre me incentivó a leer, crear e imaginar.
Gracias por difundir su obra.

Como te extraño Padri!